Francia, abierta en canal

Canal Du Midi
Los caminos de Sirga sirven ahora para realizar tranquilos paseos

El traqueteo de la bicicleta, el viento en la cara, el movimiento de las hojas de los árboles, el silencio. El camino sigue paralelo a las aguas y permite al paseante ávido de tranquilidad disfrutarlo como si no hubiera otro lugar mejor en el mundo. Porque esto es lo que es el Canal del Mediodía (Canal du Midi) en la actualidad, un lugar ideal para pasear. Conocida es la posibilidad de alquilar una embarcación durante algunos días para navegar por sus aguas, pero también puede recorrerse a pie, en patinete, en patines o en bicicleta. Tan solo es necesario no tener prisa.

Texto, fotos y vídeo: Josep Maria Serra

[su_carousel source=”media: 7348,7350,7360,7351,7352,7353,7354,7357,7355,7356″ width=”520″ height=”300″ items=”1″ title=”no” centered=”no”]El Canal del Mediodía une Toulouse con Séte en el Mar Mediterráneo, y enlaza hasta Burdeos por el canal lateral del Garona. El conjunto, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se conoce como el Canal de los Dos Mares. Una enorme brecha que comunica mares y corta Francia por la mitad. En sus orígenes, que se remontan al siglo XVII, las aguas eran surcadas por enormes gabarras cargadas de mercancías, y que eran remolcadas mediante tracción animal, normalmente caballos. Estos caminaban por el camino de sirga que corría paralelo al canal y que hoy es el utilizado para pasear junto a sus aguas. El camino está surcado por enormes plátanos centenarios, árboles que desde hace siglos forman parte del paisaje de Francia.

El camino, llano y sin apenas repechones, nos permite disfrutar del paisaje sin cansarnos. De vez en cuando nos cruzaremos con otros ciclistas u otros paseantes, siempre, eso sí, que no vayamos en verano o en fin de semana cuando está más transitado. A diferencia del recorrido en barco, no nos tendremos que parar en las exclusas, por lo que nosotros seremos los que marquemos el ritmo. Tan solo en el departamento de la Alta Garona (Haute-Garonne) se pueden recorrer más de 40 kilómetros por el canal. Un buen lugar para iniciar el camino es en el área de servicio de Port Lauragais, donde además de poder realizar una buena comida en el restaurante La Dinée. En esta área podemos alquilar una embarcación para varios días y si queremos pedalear hay un buen número de lugares donde podremos alquilar una bicicleta.

Saint-Ferreol
El dique que retiene las aguas del embalse de Saint-Ferréol tiene una longitud de 780 metros

Pierre-Paul Riquet es un nombre del que seguro oiremos hablar durante nuestra visita al Canal. Él fue su ideólogo, constructor y también quién lo pagó. Se construyó entre 1666 y 1681 bajo la supervisión Riquet, que fue nombrado barón de Bonrepos, a raíz del éxito de su empresa. El canal se nutre de las aguas que se almacenan en el Lac de Saint-Ferréol, en realidad un enorme embalse también construido por Riquet y que recoge las aguas que descienden de las montañas negras. El dique de este embalse tiene una longitud de 780 metros, y junto a él se halla el museo del Canal du Midi y la Hotellerie du Lac, un establecimiento desde el que se disfruta de magníficas vistas sobre el lago/embalse.

Francia, abierta en canal
Valorar
Síguenos y haz "me gusta":

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email
Facebook
Facebook