A la búsqueda de los mejores pecios en Malta

Los fondos marinos de las islas maltesas se encuentran entre los mejores del Mediterráneo

El archipiélago de Malta está lleno de atractivos históricos y culturales que dan fe de su milenaria historia y de su importancia a lo largo de los siglos. Pero su legado no sólo se encuentra sobre la superficie de sus islas, ya que las profundidades de sus aguas guardan innumerables tesoros que pueden ser descubiertos por los amantes del buceo.

Umalfaroud-Zurrieq
El Um el Faroud es un carguero hundido en 1998

El mar Mediterráneo que rodea las islas maltesas, de color azul claro, es ideal para hacer submarinismo y es de muy fácil acceso en casi todas las zonas de las Islas. Las tres islas ofrecen excelentes y singulares experiencias de buceo pues hay arrecifes, cuevas y restos de naufragios que hacen que estos sean unos de los lugares más interesantes del Mediterráneo para bucear. Cada año miles de amantes y aficionados a este deporte eligen las islas maltesas para sumergirse en sus aguas y descubrir sus pecios, la mayor parte de los cuales son restos de barcos y aviones hundidos durante la Segunda Guerra Mundial.

Las profundidades de los lugares destinados al buceo varían, desde una escasa profundidad de 12 metros en Ghar Lapsi hasta Lantern Point, que lleva a los buceadores a un túnel submarino a más de 50 metros de profundidad.

Uno de los pecios más destacables de Malta es el HMS Maori que se encuentra en la bahía de St. Elmo, justo debajo de la capital, Valletta. Este pecio fue un destructor hundido durante un bombardeo en 1942 y hoy se halla sobre un fondo de arena a 14 metros de profundidad. Los buceadores más observadores encontrarán casquillos de obús originales con la fecha inscrita.

Otros pecios malteses muy interesantes son el Bristol Beaufighter, un avión bombardero británico derribado en 1943 que reposa a 42 metros de profundidad al sudeste de Malta y que es muy visitado por buceadores técnicos. Este pecio se encuentra en bastante buen estado, pues conserva sus dos motores, el asiento del piloto y las alas, cubiertos de coral blando y esponjas. Le Polynesien, un barco de pasajeros del siglo XIX hundido por los alemanes durante la I Guerra Mundial, es uno de los pecios más grandes de Malta y se considera el Titanic maltés. En su interior aún se conservan muchos enseres y piezas de la época.

Bristol Beaufighter(2)
El Bristol Beaufighter, un avión bombardero británico derribado en 1943, reposa a 42 metros de profundidad al sudeste de Malta

En Malta se pueden encontrar también numerosos pecios hundidos más recientemente por las autoridades maltesas tras exhaustivos tratamientos de limpieza y adecuación. El objetivo de estos hundimientos no es otro que crear arrecifes artificiales y lugares de buceo atractivos para los aficionados y profesionales de esta práctica deportiva. Uno de estos pecios, el mejor de Malta y posiblemente del Mediterráneo, es el Um el Faroud, un carguero hundido muy cerca de la pequeña bahía de Wied Iz-Zurrieq en 1998. La tranquilidad del mar proporciona una excelente visibilidad y el riesgo que pueden causar a la flora y la fauna marina es sumamente bajo, siendo ésta una zona óptima para los buceadores principiantes y con poca experiencia

El Imperial Eagle, a 500 metros de la costa de Qwara Point, también es un pecio muy demandado por los submarinistas ya que se encuentra al final de un pequeño valle submarino “protegido” por un Cristo. El P-29, un patrullero de origen alemán que fue hundido en el 2007, se encuentra en Cirkewwa Point y ha sido preparado para permitir un acceso fácil a las salas de motores y máquinas.

Más información en www.visitmalta.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *