Rioja Alavesa

Rioja Alavesa, un nombre que sabe a vino

Altos y abruptos montes vigilan y protegen las llanuras llenas de viñedos de la Rioja Alavesa. Amplias extensiones de territorio que cambian de color a medida que se suceden las estaciones. Y en medio, pero sin estorbar, preciosos pueblos medievales, bodegas y casas rurales. La Rioja Alavesa celebra este año 2020 el 15 aniversario de la Ruta del Vino.

Segway Rioja
Recorrer los viñedos conduciendo un segway, una experiencia única

A tan solo media hora de la capital de Euskadi, Vitoria-Gasteiz, la Ruta del Vino de Rioja Alavesa ofrece al visitante el encanto y embrujo de su paisaje, actividades enoturísticas, culturales, de naturaleza y gastronómicas durante todo el año. En la  Ruta participan los 23 pueblos de la comarca y más de 140 establecimientos.

Una ruta que se caracteriza por el turismo gastronómico y el enoturismo promocionando la riqueza de la gastronomía comarcal, mediante la cooperación público-privada. Y es que la Ruta del Vino de Rioja Alavesa forma parte del proyecto ‘Euskadi Gastronomika’, Club de Producto formado por productores, restaurantes, bares, tiendas y otros establecimientos gastronómicos en Euskadi que cumplen una serie de criterios de exigencia y compromiso.

Para que nadie tenga excusas para no ir, el turismo familiar tiene su propia oferta en la que los niños pueden disfrutar de numerosas actividades junto a sus padres.

Bodegas Campillo Rioja
Vista de una de las naves de las Bodegas Campillo

La ruta no deja a nadie indiferente. En ella podemos visitar bodegas únicas  que son auténticas obras de arte, y que van desde la arquitectura al estilo chateâu de Bodegas Campillo, hasta las espectaculares obras vanguardistas firmadas por arquitectos de talla internacional, entre ellos Santiago Calatrava, Iñaki Aspiazu, Philippe Mazières o Frank Gehry. Todas ellas conviven en perfecto equilibrio y las formas caprichosas de sus creaciones se integran en el entorno dando lugar a un paisaje de imponentes vistas.

Rioja Alavesa
Viñas, pueblos medievales o dólmenos conforman el paisaje de la Rioja Alavesa

Aunque la Ruta gire alrededor de la cultura del vino y uno de sus objetivos principales es la visita de bodegas, las catas comentadas, o los maridajes de vino con música, la comarca ofrece múltiples posibilidades de ocio. Podemos admirar poblados y dólmenes prehistóricos, pasear por sus lagunas de gran riqueza ornitológica, darse el capricho de asistir a una cena teatralizada con el personaje de Samaniego y sus fábulas, o participar en las numerosas experiencias que se ofrecen. También es posible disfrutar de actividades en los viñedos que permiten realizar las labores propias de cada época del año y que tienen como broche una parrillada al sarmiento, rutas en bici o paseos en kayak por el Ebro.

Eguren Ugarte
La Rioja Alavesa disfruta de una gran oferta de alojamientos. En la imagen el hotel Eguren Ugarte

Desde hace 15 años, la Ruta del Vino Rioja-Alavesa no ha dejado de consolidarse y hacer crecer año tras año su oferta turística. Cada año aumenta sus ofertas personalizadas dirigidas a todo tipo de personas, desde parejas a familias o grupos de amigos, desde amantes del vino hasta amantes de la naturaleza y los deportes al aire libre.

Y un secreto muy bien guardado. En la Rioja Alavesa se cultiva un olivo de la variedad Arroniz con el que se elabora un aceite virgen extra de perfil equilibrado y complejo, con matices en el aroma que van desde la oliva verde a las especies y olivas maduras. Un producto de primera poco conocido que es posible porqué la variedad Arroniz es resistente a las heladas y presenta una floración tardía que evita los fríos primaverales, características ideales para el clima de la comarca, que se debate entre el continental y el mediterráneo. Su recolección se realiza tras la vendimia.

Síguenos y haz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *