Viajar a Benín, el epicentro del vudú

Benín, un país pequeño lleno de sorpresas

Las personas mayores es muy probable que recuerden, de cuando estudiaban, que en los años 60 en África había un país llamado República de Dahomey. Los no tan mayores seguro que lo conocerán por el nombre de República de Benín que tomó en 1975. Y como dato histórico seguro que nadie olvida que era tristemente famoso por haber sido la puerta de salida del tráfico de esclavos hacia América. Lo que es muy probable, es que pocas personas sean capaces de ubicarlo en un mapa. Y es que Benín es un país pequeño a orillas del golfo de Guinea, poco visitado y del que poco se habla.

festival vudú de Ouidah
El festival vudú de Ouidah es una jornada de fiesta nacional (foto: Xavier Gil)

Benín es como un plato de “nouvelle cuisine”, pequeño pero sorprendente. Una de las principales sorpresas que depara a quien viaje a Benín por primera vez es su relación con el vudú, ya que esta “religión” nació precisamente aquí, en el siglo XVII. Lo curioso del caso es que aunque tan solo el 11,5% de la población se manifiesta seguidora del vudú, éste es practicado por seguidores de otras religiones. Su importancia es tal que, desde 1993, cada 10 de enero se celebra el festival vudú en Ouidah una jornada de fiesta nacional y que es una de las más populares del país.

Precisamente el 10 de enero es una fecha clave para viajar a Benín. Es una oportunidad inmejorable de conocer un festival único como el que se celebra el Ouidah. Este sería el acto central de un viaje a los orígenes del vudú en Benín y que incluye el lago Ahemé, uno de los centros animistas más importantes del país. El viaje a este país no puede olvidar otros atractivos, como los puebles de adobe, los mercados, las huellas del pasado esclavista o la arquitectura colonial y afrobrasileña, y sus más de 50 tribus y etnias con sus correspondientes lenguas propias. Muchas de estas etnias conservan aún antiguas tradiciones, como la de tatuarse y escarificarse la cara. La lengua oficial del país es el francés que convive con las 54 lenguas locales .

Festival vudú
Un participante del festival vudú de Benín que cada año atrae a miles de seguidores y de turistas (foto: Xavier Gil)

Con apenas 4 millones de habitantes, Benín es como un pequeño continente por la variedad de gentes, religiones y regiones naturales que alberga. Y también un destino ideals para los aficionados a la fotografía, especialmente a los retratos.

Los viajeros han de saber que Benín es un país con unas infraestructuras y una seguridad muy avanzadas para los estándares africanos, con el atractivo de ser muy poco turístico y en el que se celebran rituales vudús auténticos y donde se pueden vivir experiencias inolvidables y únicas como en pocos otros lugares del mundo.

Festival vudú
Música y vudú están íntimamente relacionadas (foto: Xavier Gil)

La historia de Benín está llena de momentos destacados, aunque el que sobresale por encima de todos es el recuerdo de la miserable trata de esclavos. Sus reyes, ayudados por los europeos, atraían hasta la costa, donde se construyeron grandes ciudades, a los hombres y mujeres capturados en el interior del continente para ser vendidos a los blancos y, desde allí, trasladados a América. De ese deplorable momento han quedado numerosos vestigios arquitectónicos que hoy forman parte de los atractivos turísticos.

La historia de Benín está llena de momentos destacados, aunque el que sobresale por encima de todos es el recuerdo de la miserable trata de esclavos.

En lo que respecta a la geografía, Benin comparte 2.123 kilómetros de fronteras terrestres con cuatro países: Burkina Faso (386 km), Níger (277 km), Nigeria (809 km) y Togo (651 km ). En el norte encontramos principalmente sabana y montañas como la cadena de Atacora, que se extiende desde Togo y Ghana por un lado a Níger en el otro. El punto más alto del país es el Monte Sokbaro (800 metros). El sur está dominado por llanura costera baja salpicada de pantanos, lagos y lagunas, que incluyen el valle inferior de Ouémé, la laguna Porto-Novo y el lago Nokoué, un gran humedal de 91.600  hectáreas. La mayor parte de la población vive en las llanuras costeras del sur. Aquí es donde se concentran las mayores ciudades de Benin, incluyendo Porto-Novo, la capital oficial, y Cotonou, la capital económica y política.

Viajar a Benín, el epicentro del vudú
5 (100%) 2 vote[s]
Síguenos y haz
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *