Safari fotográfico en Tanzania

La emoción de captar un instante único

Aunque lleves semanas esperando. Aunque lo hayas preparado todo para que no falle nada en el último momento. Cuando en el visor ves aparecer un majestuoso elefante con sus grandes colmillos blancos con el Kilimanjaro como telón de fondo, las manos te tiemblan. Dudas del momento preciso para disparar. La emoción que sientes al comprobar en la pantalla de tu cámara que has capturado ese instante es algo indescriptible, emocionante. No hay nada en el mundo que se pueda igualar en experiencias como un safari fotográfico en África.

Elefante en Tanzania
En Tanzania la naturaleza nos proporciona momentos únicos

El continente africano es enorme y alberga muchos países, muchos lugares maravillosos en los que realizar un safari fotográfico. Tanzania está considerado como el mejor país del mundo para realizar un safari fotográfico. Un viaje fotográfico por Tanzania permite capturar imágenes únicas de las innumerables especies animales que habitan en sus parques nacionales. Viajar a través de parques nacionales como el Tarangire con sus baobabs, el inmenso Serengueti o el espectacular y enorme cráter del Ngorongoro, poblados por centenares de centenares de miles de grandes herbívoros, sin duda ofrece muchas satisfacciones. Elefantes, jirafas, ñus, nonos, rinocerontes o hipopótamos conviven con leones, leopardos, hienas y otros animales carnívoros, y cualquiera de ellos nos proporcionará impactantes imágenes y un imborrable recuerdo.

Los hipopótamos son los señores de las aguas

Cosas a tener en cuenta al contratar un safari fotográfico

Hay muchos safaris a nuestro alcance. Por ello, cuando vayamos a contratar un safari fotográfico es muy importante elegir bien y fijarse mucho en las condiciones en que va a transcurrir.

  • El medio de transporte. Van a ser muchas horas por carreteras sin asfaltar por lo que hay que asegurarse un buen vehículo todoterreno. Si, además, nos garantizan que se van a dejar plazas libres para más comodidad de los viajeros, mejor.
  • En convoy o no. Sin duda es mejor no viajar en convoy para poder realizar las paradas necesarias con mayor tranquilidad y aprovechar mejor el tiempo y no depender de los otros.
  • Guías. Es vital asegurarse la compañía de guías locales que son quienes nos asegurarán un itinerario en el que se podrá vislumbrar un mayor número de animales. También es importante contar con la colaboración de los otros vehículos que están por la zona para ampliar el radio de busca de animales y aumentar la posibilidad de avistar especies esquivas como el leopardo.
  • Fotógrafo acompañante. Viajar con el asesoramiento de un fotógrafo profesional especializado en la fotografía de naturaleza es algo que, si podemos, hemos de buscar. Sin duda nuestra experiencia será mucho más rica y provechosa. Con un fotógrafo podremos aprender, consultar y conocer técnicas de fotografía aplicadas a las oportunidades que nos aparezcan, o a nuestras necesidades particulares.
  • Además de contratar un buen seguro médico, es importante asegurarse que la agencia de vayamos a contratar esté suscrita a Flyng Doctor’s Society of Africa. En caso de emergencia sanitaria acuden a cualquier lugar del país puesto que cuentan con aviones para el transporte de enfermos o accidentados.
  • Como los parques nacionales permiten la entrada a partir de las 6 de la mañana hay que asegurarse que la organización prevea las comidas (picnic) para evitar tener que regresar al campamento y así aprovechar bien toda la jornada fotográfica.
  • Hay que asegurarse que el safari se realiza con el máximo respeto a la fauna y a su hábitat.
Chimpancé
Para fotografíar animales, como este chimpancé subido a un árbol, es imprescindible un buen teleobjetivo

¿Cómo preparar un safari fotográfico?

Vamos a ver algunas cosas que hay que preveer para ir a un safari fotográfico.

  • El equipaje. Es aconsejable llevar lo mínimo imprescindible y, a poder ser, en bolsas de lona, no en maletas rígidas. Al viajar en todoterreno el espacio del maletero suele ser reducido.
  • Ropa. Hay cosas obvias como que hay que llevar gorra o sombrero y gafas de sol. Otras no lo son tanto como que las mañana pueden ser fresquitas y es conveniente llevar pantalones largos y una sudadera o jersey que también nos irán bien para protegernos de los insectos. El resto del día mejor con pantalón corto y manga corta. En general toda la ropa ha de ser cómoda y mejor de colores verdes, caquis o similares.
  • Botiquín de viaje. Consultar en la farmacia de confianza o en el centro médico.
  • Repelentes para mosquitos y mosquiteras.
  • Material higiénico femenino.
  • Pasaporte en vigor. Al llegar al país hay que tramitar el visado.
  • Vacunas recomendadas: Fiebre amarilla; tratamiento antipalúdico para prevenir la malaria; tifus; Tétanos; hepatitis A, B.
  • Aunque el país es bastante seguro es conveniente seguir algunas medidas de seguridad como evitar pasear por las ciudades de noche o vigilar las carteras y las mochilas en momentos de aglomeraciones como los mercados.
Arco Iris en la sabana
Una fotografía puede presentarse en el momento más inesperado
  • Material fotográfico. Es aconsejable llevarlo todo desde el país de origen. A modo de orientación vale la pena poner en la bolsa: un teleobjetivo de hasta 300; pilas o baterías de recambio y un cargador para el encendedor del vehículo; productos para limpiar las lentes; una bolsa para proteger el material del polvo y la humedad; tarjetas de memoria y algún dispositivo tipo disco duro portátil; trípode pequeño o monopié.

Realizar un safari fotográfico es algo muy especial que no se hace muchas veces en la vida. Por ello es importante emprenderlo perfectamente preparados y poderlo disfrutar desde el primero hasta el último día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *